CatasEscocés

Johnnie Walker Blue Label

Johnnie Walker Blue Label - Todo Whisky
CUn buen whisky con una mala relación calidad-precio, que sin embargo deberíais probar.

Johnnie Walker Blue Label es una de las botellas de “lujo” más icónicas del mundo. Debido a su popularidad, la botella es objeto de mucha polémica: un deseo para muchos, una estafa y un capricho aspiracional para otros. Lo que sí es cierto es que todos la hemos visto en películas, televisión y tiendas especializadas.

Según afirma Diageo, Johnnie Walker Blue Label está inspirado en el Old Highland Whisky de 1867 que creó Alexander Walker. Sea cierto o no, lo que si sabemos es que la primera edición se lanzó en 1992 y se llamó Johnnie Walker Oldest, haciendo referencia a la gran edad de los whiskies que contenía (entre 15 y 60 años).

Gracias al éxito cosechado por esta primera edición, Diageo (propietaria de Johnnie Walker) decidió seguir produciendo un whisky de características similares. Esta vez, bajo el nombre de Johnnie Walker Blue Label.

Johnnie Walker Blue Label es un blend sin declaración de edad. Según la web de la marca, contiene whiskies raros de Cardhu, Clynelish, Benrinnes y de las destilerías de Islay.

Johnnie Walker Blue Label - Todo Whisky

Nota de cata de Johnnie Walker Blue Label

La vista

No podemos negar que la botella es realmente bonita. Tiene la forma típica de las botellas de Johnnie Walker, pero con una especie de cámara exterior de cristal grueso de color azul. Esto, junto a la etiqueta, la tipografía, los dorados y una anilla (también dorada) en el cuello de la botella, consigue vender lo que pretende: lujo.

En copa tiene un color a oro viejo intenso y genera unas lágrimas entre medias y ligeras.

La nariz

Ya podemos entrever que será un whisky complejo. De entrada aparecen notas ahumadas, aunque no impiden captar el resto de los aromas. Encontramos cítricos, pera y pasas que acompañan armoniosamente a la turba.

También podréis encontrar el inconfundible olor a malta, aunque en segundo plano. Si queréis notarlo, aquí un consejo: untad una gota del whisky en vuestra piel y esperad unos segundos… ahí está.

Si dejamos que el whisky se oxigene un rato en copa, la turba irá perdiendo intensidad, y aparecerán notas como el caramelo, la vainilla y la madera.

El paladar

Tiene un cuerpo medio así como una intensidad de sabor también media (tirando a completo, eso sí). Al principio, siempre envuelto por una ligera capa de turba, notaremos sabores como miel y pasas, aunque ninguno de los dos es demasiado predominante. Después podremos encontrar sabores florales, piel de naranja y un muy ligero toque salino.

El final

Buen final. Es relativamente largo y complejo, con la turba como principal protagonista, pero también con la pimienta y un suave toque de madera como actores secundarios.

Conclusiones

Creo que es uno de los whiskies que más difíciles me ha sido de puntuar, por lo polémico y lo emblemático de la marca. Sin duda es un buen whisky, con una nariz envidiable, pero también con un cuerpo y un final muy dignos y redondos.

Ahora bien, ¿es un buen whisky relación calidad-precio? Para mí, no. Hay mejores whiskies, verdaderamente imprescindibles en el rango de 120-180 euros (incluso por bastante menos).

Sin embargo, también pienso que es un imprescindible por lo que representa en el mundo del whisky, y creo que con una botella tan polémica todos deberías haceros vuestra propia opinión.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies