CatasEscocésGlenmorangieMarcasPuntuaciónPuntuación B

Glenmorangie A Tale of Cake

Nota de cata y opinión de Glenmorangie A Tale of Cake - Todo Whisky

B Dulce y cremoso, destaca como postre.

Cada whisky tiene un momento y una historia. Hay whiskies de invierno y whiskies de verano. Whiskies de aperitivo y whiskies de sobremesa. Y, luego, están los whiskies postre. Y, en esa categoría, encaja Glenmorangie A Tale of Cake, la última edición limitada de la destilería.

La destilería de los alambiques alargados decidió finalizar su colección de whiskies «Private Edition» con el lanzamiento de Glenmorangie Allta. Glenmorangie A Tale of Cake ya no pertenece a esa colección, aunque podría hacerlo perfectamente.

Esta nueva expresión ha envejecido en barricas de de bourbon. Hasta aquí, nada fuera de lo normal. Pero, en algún momento de la maduración, el Dr. Bill Lumsdem decidió transferir el líquido a barricas de Tokaji. Tokaji es un vino dulce húngaro, producido en la región de Tokaj. Ese vino se produce con uvas de podedumbre noble, que sufren la podredumbre de Botrytis. Esta podedrumbre hace que las uvas concentren aún más los azúcares.

De ahí que fuera la elección perfecta para crear un whisky inspirado en la pastelería. El Dr. Lumsden afirma que así ha «capturado la alegría de esos momentos indulgentes con pasteles». E invita a maridar Glenmorangie A Tale of Cake con un trozo de tarta para disfrutarlo por completo.

Embotellado al 46% de volumen, su precio de venta es de 85 euros. En España tan sólo hay 140 unidades, que encontraréis en tiendas especializadas como LaFuente, El Corte Inglés y Amazon.

Nota de cata y opinión de Glenmorangie A Tale of Cake - Todo Whisky

Nota de cata de Glenmorangie A Tale of Cake

La vista

La botella clásica de Glenmorangie recibe un toque colorido para A Tale of Cake. En copa, Glenmorangie A Tale of Cake posee un color más intenso que Glenmorangie Original, más cobrizo.

La nariz

En la nariz, A Tale of Cake empieza como un clásico Glenmorangie: dulce y afrutado. Notas de manzana y pera se mezclan con aromas cítricos de naranja y limón. Un toque de miel y vainilla.

De ahí pasamos a las notas de Tokaji, resaltando aromas de uva pasa, perto también la parte más dulce. Encontramos aromas de levadura fresca, mantequilla, bollería. Un toque de flor de saúco.

El paladar

En boca es cremoso y complejo. Notas dulces de tarta de manzana y bizcocho de naranja se mezclan con notas de la madera. Es un paseo por una pastelería. Notas de almendra tostada, milhojas y mermelada. Melocotón en almíbar, vainilla y un toque de miel.

El final

El final es alargado, cremoso.

Conclusión

Lumsden quería homenajear a aquellos dulces de su infancia, y A Tale of Cake es un viaje a la fábrica de Willy Wonka. Es un whisky dulce pero no empalagoso, en el que destaca su textura cremosa.

Es un whisky perfecto para postre (o incluso desayuno) y cuando más destaca es maridado junto a un bizcocho. Lástima que sólo lleguen 140 botellas a España, habrán volado antes de Navidad.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.