CatasEscocés

Glenmorangie Allta

Glenmorangie Allta - Todo Whisky
B Un whisky cremoso y acaramelado con un gran final.

En 2009, Glenmorangie lanzaba una nueva gama de edición limitada, incluía una expresión anual y se llamaba “Private Edition”. La décima expresión de esta gama, Glenmorangie Allta, marcará sin duda un antes y un después en la marca.

Un antes y un después porque en Glenmorangie Allta, la destilería experimenta con la levadura. Y no una levadura cualquiera, sino una levadura salvaje cuya cepa empezó a cultivarse junto a la cebada. Por eso tanto la levadura, Saccharomyces diaemath, como la cebada malteada provienen de la misma finca

El resto del proceso de creación es el habitual en Glenmorangie. La única diferencia es que, para crear Glenmorangie Allta, el Dr. Bill Lumsden ha utilizado otro tipo de barrica. En este caso, barricas de bourbon de relleno y de segundo llenado. De esta manera, la madera pasa a un segundo plano, destacando el carácter del espirituoso.

Glenmorangie Allta es una edición limitada que se ha embotellado al 51.2% de volumen sin filtrar en frío. El precio de venta de Glenmorangie Allta ronda los 90 euros. Podéis encontrarlo en tiendas especializadas y algunos comercios online como Master of Malt o The Whisky Exchange.

Glenmorangie Allta - Todo Whisky

Nota de cata de Glenmorangie Allta

La vista

En copa, Glenmorangie Allta es dorado con lágrimas largas.

La nariz

Glenmorangie Allta es un whisky principalmente frutal y dulce en la nariz. Encontramos notas de coco, plátano y manzana, con notas de uva y un sutil toque de limón.

Tiene un lado cálido, dónde destacan las notas de malta y cereales. Recuerda al aroma que encuentras al entrar en una destilería. Si le añadimos agua, aparecen ligeras notas de roble.

El paladar

En boca posee un cuerpo medio y es extremadamente picante. Destacan sus notas dulces, con azúcar caramelizado, miel e intensas notas de fruta. Encontramos una intensa presencia de notas cítricas y uva, además de un toque de coco, plátano y manzana asada.

Posee notas de crema y mazapán que refuerzan el lado dulce del whisky. Con un poco de agua aparecen ligeras notas de roble.

El final

El final es largo y aceitoso, con notas de plátano, canela y mazapán.

Conclusión

Glenmorangie Allta es sólo una muestra de la influencia de la levadura en el espirituoso final. Eso se nota ya en las primeras notas de la nariz, cuando te transporta directo a la destilería, pero también en el paladar con su lado cremoso y dulce.

Podrá ser la primera vez que Glenmorangie experimente con esta levadura, pero sin duda no será la única. El resultado es un whisky cremoso y acaramelado, que pide agua (y le sienta bien). Lo mejor sin duda es el final, que deja un agradable recuerdo en boca.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies