CatasIrlandés

Red Spot Irish Whiskey

Red Spot Irish Whiskey - Todo Whisky
BUn irlandés sedoso y cálido, perfecto para las noches de invierno.

Cuando un whisky se convierte en algo de culto es porque tiene algo especial. Red Spot era, hasta hace poco, algo más que eso. Un whisky que desapareció a mediados de los 60 y que para muchos tenía ese algo especial.

Es el hermano mayor de la gama de whiskies «Spot» de Mitchell & Son, los whiskies de la mancha de pintura. La familia Mitchell compraba destilado de la cercana destilería de Bow Street (Jameson) y lo envejecía en barricas de vino. Para marcar el whisky concreto que saldría de cada barrica lo identificaban con una mancha de pintura. De ahí salieron Green Spot, Yellow Spot, Red Spot y Blue Spot.

Hasta hace poco, tan sólo podíamos disfrutar de Green Spot y Yellow Spot, pero el whisky del punto rojo acaba de regresar por la puerta grande. Para crearlo, la familia Mitchell ha trabajado codo con codo junto a los artesanos de Irish Distillers.

Fue a principios de los 2000 que Mitchell & Sons importó barricas sicilianas de vino de Marsala. En 2004, las barricas se e llenaron con un single pot still que había madurado durante cinco años en barricas de bourbon. Finalmente, el contenido de esta barrica se ha mezclado con whiskies madurados en barricas de bourbon y en barricas de oloroso de Jerez.

Hoy regresa Red Spot, un whisky irlandés tipo pot-still de 15 años que se ha embotellado al 46% de volumen sin filtrar en frío. Por el momento, está disponible en Irlanda, EE.UU., Reino Unido, Francia y Travel Retail. Su precio recomendado de venta es de 115 €.

Red Spot Irish Whiskey - Todo Whisky

Nota de cata de Red Spot Irish Whiskey

La vista

La botella de Red Spot es similar a una botella de vino.  De líneas simples, posee una etiqueta minimalista en blanco y rojo oscuro. En copa, el whisky es dorado.

La nariz

Red Spot es un whisky bastante complejo. Empieza con suaves aromas especiados, acompañados de notas de vainilla y caramelo.

Le siguen notas de frutos secos que se mezclan con aromas de manzanas asadas. Siguen persistentes los aromas especiados, principalmente canela, nuez moscada y pimienta blanca.

El paladar

En el paladar es un whisky sedoso que poco a poco va desarrollando su complejidad. Empieza con suaves notas de caramelo y natillas pero la influencia del vino va ganando presencia. Sobretodo en sus lado más afrutado. Notas secas de pasas, sultanas y  orejones van acompañadas de un toque de naranja escarchada y manzana asada.

Poco a poco aparecen las notas más especiadas: canela, nuez moscada, pimienta blanca, clavo… Hacia el final, aparecen notas de cereales y almendra tostada, con un ligero recuerdo de mazapán.

El final

Red Spot posee un final alargado y picante. Poco a poco desaparecen las notas afrutadas dejando un toque seco en el paladar con notas de roble.

Conclusión

Cada whisky de la gama Spot tiene algo distinto. Green Spot es meloso, Yellow Spot más afrutado y tropical. Red Spot es un whisky sedoso y cálido, perfecto para estas frías noches de invierno.

Es un whisky bastante equilibrado, en el que las notas más avinadas no oscurecen el resto de matices. Con whiskies así podemos entender porque los llaman whiskies de culto.

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.