CatasIrlandés

Flaming Pig Black Cask

Flaming Pig Black Cask - Todo Whisky
CDiscreto en la nariz, complejo en el paladar y con un final interesante.

De la mano de Renaissance Spirits, ha llegado a España un nuevo whisky irlandés. Se trata de Flaming Pig Black Cask, un blend producido en la destilería de West Cork Distillers por Malones Whiskey Co.

Flaming Pig Black Cask es un blend producido en pequeños lotes. En él se mezclan whiskies irlandeses de malta y grano de 4 a 10 años. Su característica más especial es que utiliza barricas de bourbon con carbonización extra. Según la marca, esto permite liberar lentamente notas más intensas.

El nombre del whisky, Flaming Pig, hace referencia al incendio del barrio dublinés Liberties de 1875. El fuego se inició la noche del 18 de junio, quemando el almacén de Malone, que contenía  1.800 barricas de whisky.

Un problema del barrio era que, como barrio de clase obrera, en aquella época tenía bastantes animales. El whisky se vertía por las calles de un barrio lleno de humo y fuego, y los cerdos empezaron a chillar aterrados. Dicen que los dublineses, alertados por el ruido de los cerdos, tomaron todo lo que tenían a mano, botas y sombreros, para recoger el precioso líquido. Y, en homenaje a ellos, nació este whisky.

Flaming Pig Black Cask se embotella al 40% de volumen. Su precio en España ronda los 30 euros.

Flaming Pig Black Cask - Todo Whisky

Nota de cata de Flaming Pig Black Cask

La vista

La botella es sencilla y alargada. En ella, una etiqueta en blanco y negro con la ilustración de un cerdo corriendo y, tras él, varias casas. En copa, el whisky es color dorado oscuro, con lágrimas medias.

La nariz

Los primeros aromas en aparecer son dulces. Predominan las notas de vainilla, caramelo y roble tostado, clara influencia de la barrica de bourbon. Le siguen suaves aromas afrutados, principalmente, melocotones y manzanas.

El paladar

Flaming Pig Black Cask es un whisky suave y meloso, con mucha fuerza en el retrogusto. Notas de vainilla y avellana se mezclan suavemente con notas de tarta de manzana y melocotón en almíbar. Finalmente, el dulzor da paso a un toque seco y picante.

El final

El final es medio, tirando a alargado. En él predominan notas de pimienta, con notas dulces y melosas en segundo plano.

Conclusión

Flaming Pig Black Cask sorprende. Posee el carácter suave de un whisky irlandés y el toque seco del final consigue llamar la atención. Aunque discreto en la nariz, es complejo en el paladar y posee un final interesante. Un whisky distinto que se puede disfrutar tranquilamente una tarde lluviosa.

Sin embargo, en su gama de precio, sin duda encontraremos varios whiskies (irlandeses y escoceses), que aportan más profundidad. Un whisky interesante para aquellos que quieren probar todas las opciones que ofrece la nueva oleada de whisky irlandés.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies