CatasFrancés

Brenne Single Malt

Brenne Single Malt - Todo Whisky
A Brenne Single Malt es un indispensable que no te esperas.

Una bailarina americana, tras escribir un blog de whisky durante varios años, decidió crear una marca de whisky francés. Puede parecer el inicio de un chiste, pero así nació Brenne Single Malt.

Allison Parc, una bailarina neoyorquina, empezó a escribir en 2011 un blog sobre whisky. Se llamaba “The Whisky Woman” y en él narraba sus aventuras y opiniones de whisky. Parc recorría el mundo del whisky en busca de un whisky basado en el concepto de “terroir”. Y un día, en la región de Cognac, nació una idea.

Un productor de cognac había empezado a producir whisky en su destilería y, al probarlo, Parc lo tuvo claro. Trabajaron durante varios años y el resultado llamó la atención de muchos en la industria del whisky. Había nacido un nuevo whisky: Brenne Single Malt.

El whisky de Brenne se crea artesanalmente desde la cebada en el corazón de la región francesa de Cognac. Brenne produce lotes en pequeñas cantidades. Para ello, destila el espirituoso siguiendo las técnicas de destilación del cognac (doble destilación en alambiques de cognac).

El espirituoso envejece durante aproximadamente 7 años en barricas nuevas de roble limousin y barricas de cognac. Todos los whiskies de Brenne se embotellan sin definición de edad (NAS) al 40% de volumen.

Por el momento, podéis encontrar Brenne en La Maison du Whisky o Master of Malt. Su precio recomendado ronda los 55 euros. Pronto será posible encontrarlo en más tiendas y bares en España.

Brenne Single Malt - Todo Whisky

Nota de cata de Brenne Single Malt

La vista

La botella de Brenne es similar a las botellas de vino, con una etiqueta de aire clásico en un llamativo color azul. En copa el whisky es pajizo pálido, con lágrimas largas.

La nariz

Brenne Single Malt posee unos aromas curiosos. En un principio, destacan aromas de golosina: regaliz roja, malvavisco, chicle de fresa. Continua con notas afrutadas (plátano, uva blanca), con un toque de azúcar glas.

En un segundo plano podemos encontrar las notas más florales y un ligero toque de roble. Notas de caramelo y turrón.

El paladar

En boca, Brenne Single Malt es meloso y dulce. Mantiene las notas de golosina, aunque aquí destacan más el chicle de fresa y la regaliz roja. Es afrutado, con notas tropicales. Encontramos plátano, piña y melocotón en almíbar.

Incluye también notas de mazapán, vainilla. Similar a una tarta de Santiago. Hacia el final se vuelve un poco más seco, con notas picantes.

El final

El final es medio, dulce y con un punto ligeramente especiado especiado.

Conclusión

Brenne Single Malt es un whisky que no te esperas. Para nada. Desde el primer impacto en los aromas (golosinas, ¿hola?) a la presencia en el paladar. Es completamente distinto a lo que esperas de un whisky y, sin embargo, la esencia “whiskera” sigue ahí.

Es una propuesta fantástica para aquellos que quieran adentrarse en el mundo del whisky, y seguramente funcione muy bien en coctelería. Pero también me parece una propuesta indispensable para replantearnos lo que buscamos en un whisky y dejarnos sorprender. Sin duda es un whisky que deberías probar.

Tags:

2 comentarios

  1. Saludos.
    Podéis informar del precio recomendado y en que lugares se puede comprar?
    Whisky Brenne Single Malt
    Gracias

    1. Hola Alfonso,

      Por el momento, puedes encontrar Brenne en La Maison du Whisky, por un precio que ronda los 55 euros. Pronto será posible encontrarlo en más tiendas y bares en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies