Actualidad

Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990, el primer vintage Bond House No 1

Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990

En Glenmorangie han decidido lanzar una colección de whiskies vintage bajo el nombre Bond House No 1. La primera expresión de la colección es Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990, una edición limitada envejecida durante 25 años.

Bond House No 1 es una exclusiva colección de whiskies vintage de la destilería de las Highlands. En esta colección se incluirán diversas ediciones limitadas que son, según la destilería, «los whiskies más complejos y elegantes de Glenmorangie».

Creada para los coleccionistas de whiskies, la nueva gama toma su nombre de la Bonded Warehouse No 1. Esta fue la bodega más grande de Glenmorangie en el siglo XIX. Este almacén acogió la mayoría de los whiskies de la marca, hasta que en 1990 cambió su rol.

Desde entonces, el almacén se ha convertido en el hogar de los alambiques de la destilería, los más altos de Escocia. Por ello, la Bonded Warehouse No 1 es hoy en día el corazón de la destilería de Glenmorangie. Su importancia en la historia de la destilería se homenajea en esta nueva colección de whiskies.

Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990

 

Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990

La primera expresión de la colección Bond House No 1 es Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990. Este año no sólo marca el gran cambio en la destilería, sino que también hace referencia a la cosecha de la cebada de 1989. Aquella cosecha trajo muchos problemas a los productores de whisky en 1990. Ya que fue una cosecha difícil de procesar durante la molienda y la maceración, y muchas destilerías bajaron su producción aquel año.

De la producción de 1990 de la destilería de Glenmorangie, y contra todo pronóstico, nació un buen nuevo espirituoso. Durante 25 años, ese destilado maduró en barricas de bourbon y Jerez, para dar lugar hoy a Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990.

El Dr. Bill Lumsden, director de destilación y creación de whisky en Glenmorangie, afirma estar encantado con la elección del Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990 para empezar la colección. «Una cosecha desafiante combinada con un cuarto de siglo de experiencia con barriles», continua. «Un whisky rebosante de aromas a miel de brezo, mandarina y frutas confitadas y sabores a jarabe de naranja y vainilla, manzanas al horno y azúcar moreno”, concluye Lumsden.

Glenmorangie Grand Vintage Malt 1990 se ha embotellado al 43% de volumen sin filtrar en frío. Su precio recomendado de venta es de 600 euros.

Nota de cata de la destilería

La vista: Oro intenso.

La nariz: Embriagantes notas florales y afrutadas, miel de brezo, madreselva y freesia. Se mezclan con azahar, frutas confitadas, mandarina, pera y manzana. Este complejo bouquet se complementa con una nota picante, distintivo de cera de abejas.

El paladar: En boca es sedoso, cremoso y deliciosamente suave. Encontraremos dulces de jarabe de naranja, caramelos, panal, vainilla. También algunas notas picantes de hierbas de grosella espinosa y mentol.

El final: Manzanas y peras cocidas al horno. Le siguen notas más profundas a azúcar moreno, galleta y de forma más indirecta, una nota suave a clavo y tanino de roble al final.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.