Actualidad

Nuevo libro “Whisky Canadiense: El experto portátil”

Casualidades de la vida, justo ayer que publicamos nuestro primer artículo sobre un whisky canadiense nos enteramos de la aparición de el primer libro de whisky dedicado, precisamente, a este tipo de whisky. Su escritor es Davin de Kergommeaux, un reconocido entendido en whisky o, como él mismo se denomina un “Malt Maniac”.

Creemos que es muy conveniente leer este libro. Aunque no te guste el whisky canadiense, o no quieras convertirte en un bebedor habitual de éste, el libro ayuda a disipar falsos mitos y suposiciones erróneas que puedas tener sobre este tipo de whisky. Kergommeaux ha escrito un libro lleno de hechos y curiosidades con un estilo ágil y entretenido que sin duda te hará pasar un buen rato.

Una cosa queda clara al leer el libro: la misión de Kergommeaux no es otra que ganarle prestigio al whisky canadiense. En justicia hemos de decir que, aunque el autor intente barrer para casa, lo hace siempre desde los hechos históricos o científicos probados, dejando poco margen para los gustos o las opiniones. Kergommeaux  explica paso por paso el porqué de la filosofía de mezcla y de técnica del whisky canadiense, quienes lo llevaron a cabo y qué procesos de destilación sufre esta bebida, analizando meticulosamente todas y cada una de las destilerías de Canadá.

El libro ayuda a disipar falsos mitos y suposiciones erróneas que puedas tener sobre este tipo de whisky

Explicar el proceso de cada destilería es una buena idea, esto no es bourbon o whisky escocés, con un espíritu muy definido y regulado con normas muy específicas. Los whiskys canadienses no tienen una reglas tan definidas, pero por ello tienen una mayor variedad de técnicas, componentes, tipos de envejecimiento y la mezclas. Resultaría útil si se piensa en la mezcla de whisky canadiense más en términos de coñac mezclado en lugar de whisky escocés de mezcla, o de whisky americano. Hay una mayor libertad para mezclar whiskys de distintas edades, tipos y puntos fuertes, y una gran variedad de maderas.

Toda esta increíble diversidad puede ser muy difícil de explicar, pero Kergommeaux lo maneja con destreza, nos llevan a través de clasificaciones propias de cada destilería. Incluso hace que sea fácil de seguir la historia, todo un logro, dado el carácter cambiante de la propiedad de las destilerías canadienses en los últimos 40 años.

Si lo que deseas son notas de cata, puedes estar tranquilo. El libro cuenta con notas de cata de los 100 mejores whiskys canadienses. Éstas se encuentran  esparcidas a lo largo del texto en el lugar adecuado (aunque la adición de un índice separado de las notas de cata es muy bienvenido).

La lectura de este “experto portátil” no te convertirá en un experto en whisky canadiense (para eso debes leer diariamente ésta web). Sin embargo, el libro te mostrará el potencial de ésta rama de whisky algo subestimada.  Como todo, tiene una pega, y es que está en inglés.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies