Whisky

De Maltas y ceremonias, por Javier Reynoso

Por Javier Reynoso, Reserve Brand Ambassador de Diageo Reserve.

Comentamos en otra ocasión la importancia de un Perfect Serve cuando estamos trabajando con destilados distinguidos. La importancia que le da el cliente a esa copa, por la que está dispuesto a pagar un poco más, pero por la que espera algo especial.

El destilado en cuestión ya es “algo especial” pero él espera más… espera también un servicio especial.

Cuando servimos o bebemos un whisky de malta estamos ante una bebida que ha necesitado de mucho saber hacer, de tradiciones, de paisajes muy especiales, de un clima específico, de mucho cuidado… de años y años de todo esto.

Y como tal, requiere de, por lo menos, algunos minutos de atención.

Bien es cierto que podríamos consumirlo como consumimos muchas otras cosas, perdidos en la vorágine de unos tiempos veloces. Pero vale la pena buscar el lugar y el momento para degustarlo pausadamente. Y es de buen anfitrión ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de apreciarlo en toda su magnitud.

Como sabiamente indica David Torres, en su libro Agua de Vida, un whisky de malta escocés entra por los ojos. Los tonos ámbar, profundos, tersos, son distintivos de un gran malta. Y para poder apreciarlo nada mejor que una copa de balón, una copa clásica de cognac, un catavinos, una copa pequeña de jerez…

Podemos sugerir que nuestro cliente prescinda de los vasos de whisky tradicionales, donde no se encontrará a gusto un gran malta. La boca ancha de estos vasos dejan escapar aromas que las copas de boca estrecha retienen dentro.

Los vasos de tubo por supuesto los dejaremos bien lejos de nuestros preciados maltas.

El cristal ha de estar absolutamente limpio para apreciar bien los colores y distinguir la claridad de un Glenkinchie o un Cardhu de la oscuridad caoba de un whisky de las islas como Lagavulin.

El momento para degustarlo importa, así como el lugar, mejor si es íntimo, tranquilo, con música suave.

El ritual podría seguir en el descorche, con el sonido del tapón y luego el ruido del líquido corriendo por el pico de la botella y cayendo a la copa.

Si giramos la copa podemos apreciar los tonos de los que hablábamos, sin agitarla aún podemos apreciar los aromas primarios, los predominantes.

Si movemos la copa suavemente aparecen los aromas secundarios.

Y es tan complejo nuestro malta que aún nos regalará otra fase de aromas si agitamos la copa enérgicamente. Son sus matices más ocultos.

En esta fase de cata olfativa el hielo debe mantenerse al margen. De momento es un asunto íntimo entre olfato y whisky. Cosa de dos.

Con el agua, la cuestión ya se presta a discusión, inclusive entre famosos expertos.

Hay quien la desaconseja absolutamente y hay quien la recomienda.

Es posible que una pequeña porción de agua, mineral por supuesto, (si es proveniente de la propia destilería mejor) ayude a abrir el whisky, nos enseña otras facetas del malta.

De todas maneras, convendría apreciarlo primero en su estado “original” y luego, si queremos, abierto con un poco de agua.

Cuando ya hemos disfrutado con la vista, olfato, boca, garganta y estómago, podemos permitirnos unos cubitos de hielo, que se agregarían a la copa y no al revés.

En boca podremos descubrir sus sabores: suave,seco,meloso,duro,fresco,limpio,rico,redondo…

Y si tenemos paciencia podemos esperar a sentir la largura en boca, la persistencia de sus aromas y sabores.

¿Nos vamos a perder la ocasión de que Cardhu Special Cask Reserve, Lagavulin o Talisker nos sigan contando quienes son y de dónde vienen, minutos después del último sorbo?

¡Salud!

Tags:

4 comentarios

  1. En el whisky de malta, el hielo tendría que ser desterrado, ya que destruye el aroma, el sabor y la apreciación de todo aquello que ha costado años en realizarse con delicadeza y paciencia.

    1. ¡Hola Josep!
      ¡Muchas gracias por tu comentario! A nosotros tampoco nos gusta añadir hielo al whisky, pero entendemos que en un país tan caluroso como el nuestro a más de uno le guste tomarlo así! 😉

  2. Solo la aportación de una opinión particular desde un punto de vista profesional como el de Javier (saludos amigo!). Discrepo absolutamente de la propuesta histórica de la copa balón. Deberia estar prohibida para el mundo del destilado en general. Si bien retiene los aromas (en demasia) hace lo mismo con el alcohol que haitualmente impregna el olfato en cada intento olfativo. Me decanto y propongo una copa tipo “hennessy de riedel, o bien la especial de riedel para el Malta en casos de whiskies veteranos, o bien por último la copa “oficial” de whisky de pie ancho (no me agrada mucho). Todas tiene en común una ligera apertura de borde que permite olfatear repetidas veces sin que el alcohol te obture las fosas nasales.
    De pasada, con estas copas, evitamos, casi ,la tentación de introducir hielo (sic!) Siempre es preferible enfriar el whisky (botella en nevera por un rato si somos unos cuantos y la botella va a caer, o bien una funda termal) o la copa. En caso extremo la utilización de las bolas inox (tampoco me agradan) o las “fashion” rocas que se tienen en el congelador (curiosas y atractivas). La temperatura de consumo deberia estar entre los 10º y 14º según época del año en nuestras latitudes.
    Respecto al comentario de adicción de agua. El whisky de Malta, como los otros tipos de whiskies, ya lleva bastante agua en su composición. Estaria de acuerdo en añadir unas gotas para la apertura organoléptica de los natural cask strenght, o sea los Maltas de graduación natural en los que el productor no ha añadido agua para el rebaje a 40º o otra graduación.
    Por último aportar que en la fase gustativa se debe beber a pequeños sorbos, mantener el Malta, o destilado, sobre la lengua y salivar por unos segundos. Con ello conseguiremos la explosión de los sabores que se esconden en cada obra de arte que son los Maltas que corren por el mundo.

    1. Hola Joan! Muchas gracias por tu comentario!
      Nosotros somos muy de Glencairn, pero consideramos que cada uno puede escoger su vaso favorito para disfrutar de un buen malta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies