Dalwhinnie, la destilería más fría de Escocia

Dalwhinnie es una de las marcas de Single Malt más vendidas de Diageo (la cuarta después de Cardhu, Talisker y Lagavulin). La destilería se encuentra junto al río Tromie, uno de los múltiples afluentes del río Spey. Está situada en una de las regiones más frías de la Gran Bretaña y su temperatura media anual es de 6º.

Fundada en 1897 por John Grant, George Sellar y Alexander Mackenzie, en un inicio la destilería se llamó Strathspey y su construcción costó más de 10.000 libras. Su ubicación es especialmente buena, por ser un paso natural (conocido como Drumochter) entre las Highlands occidentales y las islas con el centro.

En 1898 comenzó la producción, pero pronto empezaron a escasear los fondos y la destilería pasó a manos de John Somerville & CO y A.P Blyth & Sons. Los nuevos propietarios le cambiaron el nombre por Dalwhinnie, una población cercana, pero la cosa no fue mejor y ambas empresas acabaron desapareciendo (aquí os dejamos el anuncio del intento de venta, de la quiebra y de la suspensión de pagos, del pobre Alexander Peggie Blyth, quién al final fue embargado y juzgado por deudas en 1911).

La destilería fue comprada en 1905 por la empresa americana Cook & Bernheimer por sólo 1.250 libras. Fue la primera destilería escocesa comprada por una empresa extranjera, lo que levantó bastantes temores. Según se cuenta, los nuevos propietarios ondearon con orgullo la bandera de Estados Unidos en la destilería, donde mezclaban “whisky escocés para adaptarse al paladar estadounidense“.

Después de la aprobación de la Ley Seca en 1920, la destilería fue vendida a Macdonald Greenlees & Williams Ltd, dirigida por Sir James Calder (quién también destiló Old Parr). Sin embargo en 1926  la importante Distillers Company Ltd la compró.

Dalwhinnie cae en desgracia

A principios de 1930 la zona de Drumochter todavía no tenía electricidad, por lo que la destilería funcionaba a vapor y estaba iluminada por lámparas de aceite y paradina. En 1934 la destilería sufrió un serio incendio, del que no se recuperaría hasta cuatro años más tarde, en 1938. La mala suerte quiso que poco después, tuvieran que volver a cerrar, como consecuencia de las restricciones del gobierno a la cebada a causa de la II Guerra Mundial.

No reabrió sus puertas hasta 1961, sufriendo una gran trasformación. Los alambiques se cambiaron, se abandonó el proceso de malteado tradicional y se modernizó todo el edificio. En 1986, por fin, Dalwhinnie estaba recuperada.

El renacer de una destilería

Un año después de su apertura, United Distillers (heredera de Distillers Company) seleccionó al Dalwhinnie de 15 años como uno de sus  seis “classic malts”, aumentando así su producción sus ventas. En 1991 la destilería construyó un centro de visitantes y en 1992 Diageo (heredera de United Distillers) inició una remodelación que costaria 3.2 millones de libras. En 1995 la destilería volvió a abrir, con más fuerza que nunca.

Hoy en día acuden anualmente más de 20.000 visitantes a la destilería y sus ventas están cerca del millón de unidades. En 2011 vendió un 15% más que el año anterior y ya cuentan con 5 referencias de Single Malt distintas (20, 25, 29, 36 años y la edición “Manager’s Choice” de 1992). Finalmente debemos añadir que el espirituoso destilado en Dalwhinnie es una parte importante del whisky Buchanan’s (muy popular en Sudamérica).

Join the discussion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *