CatasIrlandés

Tyrconnell Single Malt

AUn whisky imprescindible, suave y bien estructurado.

Estas navidades nos han sorprendido en la redacción con una interesante colección de whiskies irlandeses de la galardonada Cooley Distillery (comprada el 12 de enero del 2012 por Beam Global). Se trata de una pequeña caja con 4 whiskies entre los que figuraba el Tyrconell Single Malt.

La destileria Cooley es relativamente joven, ya que fué fundada en 1987 por el valiente empresario John Teeling (quien ahora está elaborando Hybrid, un whisky que mezcla los ahumados de Islay y el dulzor de los irlandeses).

Tyrconell Single Malt ha evolucionado mucho a lo largo del tiempo, indudablemente a mejor. De su elaboración, podríamos destacar su envejecimiento en barricas que anteriormente han contenido bourbon con tostado alligator.

La vista

La botella posee un diseño clásico y en la etiqueta  intenta remarcar su procedencia irlandesa ya que abundan las tonalidades verdes. Como curiosidad hay que explicar que el nombre Tyrconnell corresponde a un caballo de carreras irlandés que en 1876 ganó una carrera, estando las apuestas en 100 contra 1. El color del whisky es de oro muy pálido, quizá incluso avainillado.

La nariz

Fruta. The Tyrconell es un whisky afrutado, y lo demuestra desde el inicio. Es muy fragante, con notas a lima, manzana, flores, miel… Tambien podremos notar algo de caramelo y madera, bien equilibrado. Recomendamos probar este whisky al principio sólo, e ir añadiéndo muy poco a poco agua. Con unas gotas basta para que despierte todo su poder.

El paladar

Tiene un cuerpo oleoso, sin ser demasiado denso. Es cremoso y podremos estar largos minutos saboreando todos y cada uno de los muchos matices de esta maravilla. Entre muchos, podremos notar vainilla, flores, miel, romero, manzana y lima. Tiene algo de humo, al final y resulta muy leve.

El final

The Tyrconell destaca en todos los sentidos, pero sin lugar a dudas el final es algo que todos deberíamos experimentar una vez en la vida. Es un final medio-largo, muy intenso. Tendremos un retrogusto muy fresco. Si en el paladar el whisky destaca por su fruta, podríamos decir que su acabado es algo más herbal. Encontraremos romero, chocolate, perejil y madera nueva.

Conclusión: Un whisky imprescindible, más aún para aquellos que gusten de los suaves whiskies irlandeses y, sobre todo, de los afrutados. Un whisky suave y bien estructurado. Quizá la única pega es que se trata de un whisky difícil de encontrar en España.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies