Whiskies a la vuelta de la esquina (Vol. 1)

bares-de-whisky

Ayer os hablábamos de los cinco mejores bares de whisky del mundo (según la conocida revista Whisky Magazine), pero para muchos, estos bares nos quedan un poco a trasmano. Pero por suerte, no son los únicos bares que cuentan con un gran surtido de whiskies a nuestra disposición.

Para todos aquellos que vivís (o haréis una escapada en breve), Madrid tiene mucho que ofrecer. Para empezar, el restaurante italiano Kasanova, un local agradable donde poder cenar y después disfrutar de algunos de los más de 150 whiskies de su carta. Entre sus últimas incorporaciones, podréis catar el Ardbeg Galileo. El equipo, que recientemente visitó la destilería de Glenmorangie, os aconsejará y os guiará por su extensa carta de whiskies. En la capital también podréis encontrar buenos whiskies en el Scotch Bar del hotel Hesperia. En este bar de ambiente cálido y agradable encontraréis más de 70 whiskies, sobretodo escoceses, aunque también algún bourbon e irlandés.

Sin olvidarnos tampoco de Le Cabrera, el bar de Diego Cabrera, uno de los mejores bartender de España. Allí no sólo podréis disfrutar de buenos whiskies, sino también de cócteles de whisky para aquellos que quieran probar algo distinto. Además, también podéis pasaros por el bar del hotel Palace, con una carta interesante que disfrutar en un ambiente de estilo inglés, amenizado a menudo por música en directo.

Tanto en Madrid como en Barcelona, un clásico (y no hablamos de fútbol): el Dry Martini. Las coctelerías que Javier de las Muelas tiene en las dos ciudades. Ambas tienen una carta estupenda, un ambiente inmejorable y un equipo que siempre acierta con sus recomendaciones.

En Barcelona, encontraremos un aire modernista en El Paraigua, un local agradable y encantador donde no sólo se puede disfrutar de jazz o incluso de unas tapas, sino que el whisky es el protagonista del lugar. Ubicado en las antiguas bodegas de un convento del barrio gótico, el local acoge también exposiciones temporales. Nada mejor que un poco de arte e historia, con un toque de música, para disfrutar de una buena copa de whisky.

Otro clásico en la ciudad condal es el Snookers, una coctelería billar en la que se puede disfrutar de ambas cosas. Su carta es variada y tienen diversas ediciones especiales. No es un bar de ambiente tranquilo, pero siempre es agradable jugar una partida de billar con tus amigos mientras disfrutáis de una copa de whisky.

Y tal vez el broche de oro barcelonés se lo lleva El cafè de l’ Òpera, que aunque acostumbra a estar lleno de turistas por su historia y su céntrica localización (justo en frente del Liceu), posee la medalla de oro que otorga Whisky Magazine a los bares, además de una colección curiosa en su “museo de botellas”.

0 comments