Suntory Yamazaki 12 años

Yamazaki es la primera destilería de Japón y, aunque ahora destilerías como Sendai o Yoichi le hagan una encarnizada competencia, Yamazaki sigue siendo, junto a Hakushu (también propiedad de la empresa Suntory), uno de los principales referentes en cuanto a whisky japonés se refiere.

La destilería fundada en 1923 se encuentra entre núcleos de población muy importantes (Tokio, Yokohama, Kioto, Osaka y Kobe). Seguramente el fundador de la compañía, Shinjiro Torii, la ubicó allí por la facilidad del transporte (vía férrea) y un gran mercado potencial.

Curiosamente, Torii empezó su andadura comercial importando vinos españoles a Japón pero a principios del siglo XX no acabaron de cuajar en el gusto japonés, más inclinados a los vinos franceses. Así pues, Torii inició otra nueva empresa e hizo fortuna destilando ciruelas, proceso por el cual se obtenía un delicioso licor para los postres y las sobremesas.

En 1923 se fundó la destilería (imitando la arquitectura de las destilerías escocesas), pero no fue hasta 1929 que se presentó el primer whisky. Como en la mayoría de whiskys japoneses, gran parte de la malta es importada (hecho que no debe extrañarnos si miramos el poco suelo cultivable del que dispone Japón). Mayormente se importa de Australia, pero también importan cebada malteada de Estados Unidos o Escocia.

El Yamazaki Single Malt de 12 años fue el primer whisky de Japón y ha ido variando en lo que respecta a su sabor durante décadas, perfeccionándose.

La vista

La botella tiene un diseño muy clásico, casi antiguo. El color en copa es amarillo muy pálido.

La nariz

El whisky japonés siempre ha tenido como referente a los escoceses. No es de extrañar descubrir en ellos grandes similitudes con los maltas de Speyside. Sin embargo, una de las características de éste whisky es que fermenta más de lo habitual antes de la destilación, lo que le da una cremosidad y unos toques florales muy característicos. Además, podremos encontrar notas a frutas tropicales como la piña. Matices de cereal, galletas.

El paladar

Intenso, rico y sedoso, de cuerpo medio. Sorprende debido a su edad y al color pálido. Éste whisky ha sido envejecido en una combinación de barricas de roble español, estadounidense y japonés, combinación que sin lugar a dudas se deja ver en nuestro paladar. Podremos encontrar miel, albaricoque y vainilla. También podremos notar sabores más sutiles como especias y frutos del bosque.

El final

Magnífico. Hay un verdadero festival de sabores dulces y perfumados. Melocotones, cerezas, nueces, flores silvestres, naranja, canela y vainilla. Largo y sedoso.

En conclusión, un magnífico whisky, ideal para introducirse en el mundo de los Single Malts japoneses. Su precio en España suele ser de unos 50 euros, por lo que estamos hablando de un whisky de gama media. Creemos que relación calidad-precio vale la pena y que hay que probarlo, ni que sea para experimentar ese final tan afrutado o su complejidad en el paladar. Otra punto que tiene a favor Yamazaki 12 años en España (junto con las gamas básicas de Hibiki o Nikka) es que no es de los whiskies japoneses más difíciles de encontrar.

2 comments
dayse rodriguez
dayse rodriguez

DONDE PUEDO COMPRAR ESA BOTELLA, YA QUE ME ES MUY DIFICIL CONSEGUIRLA, SOY DE IRAPUATO, GUANAJUATO.

roberto morales
roberto morales

Absolutamente inflado. áspero, sin suavidad y hablamos de un 12 años. Cuento japonés o chino mejor dicho.