La turbulenta historia de Glen Garioch

En el histórico Valle de Garioch, famoso por producir la mejor cebada de Escocia, nació en 1797 la destilería Glen Garioch en el seno de una familia que marcó la historia del Reino Unido. La familia Mason no sólo se dedicó a producir Whisky en su destilería, uno de sus hijos descubrió como la malaria se contagia por medio de una picada de mosquito, establecieron lazos con David Livingstone e incluso regentaban una cervecería. ¿Quién iba a imaginar que acabarían produciendo un gran whisky?

Y así es, durante más de 200 años la destilería Glen Garioch ha producido una gama de whiskys naturales de single malta. La fundaron en 1797 los hermanos Mason, John y Alexander, y aunque pasó por muchas manos durante los años, en 1837 fue recuperada por la familia Manson cuando John Manson Jr, hijo del fundador original y dirigente de The Strathmeldrum Distillery Company, compró Glen Garioch.

Pero no fue sólo el principio turbulento entre compras y ventas de la destilería, sino que en 1884 la compró Thomson & Co y dos años más tarde William Sanderson se unió para codirigir la compañía. 35 años más tarde Sanderson creó la Glen Garioch Distillery Co. Ltd, para tomar todo el control de la destilería. Pese a ello, durante la segunda Guerra Mundial la destilería cerró, usando algunos edificios como dormitorios para la armada. De nuevo en marcha tras la guerra, fue comprada por Stanley P Morrison, que la cerró dos años más tarde por falta de suministro de agua.

Para no malgastar  energía, empezaron a reciclar el exceso de calor de la producción

En 1972 Glen Garioch se convirtió en la primera destilería escocesa que usó gas para calentar los alambiques. Fue en ese mismo año que se empezó a vender el Glen Garioch como Single Malt en botellas y encontraron una nueva fuente de agua. Además, para no malgastar esa energía, empezaron a reciclar el exceso de calor de la producción para calentar el horno, el lavado y una hectárea de invernaderos. Una gran iniciativa para la época que lamentablemente se detuvo en 1993.

Dos años más tarde, en 1995, la compañía japonesa Suntory Ltd compró de nuevo la destilería para cerrarla. Pero finalmente en el 97 la destilería volvió a manos de Morrison Bowmore Distillers, una filial de Stanley P Morrison Ltd, la compañía que vendió el Glen Garioch como single malt por primera vez en 1972.

Y desde entonces se mantiene con un whisky equilibrado con notas dulces, especiadas y florales. Si además encontramos una botella destilada antes de la compra por la compañía Japonesa notaremos un dulce aroma de humo al final. Pudiendo disfrutarlo sabiendo que la misma familia que lo creó, también nos ha protegido de contraer la malaria.

0 comments