El whisky del diablo

Casi desconocida aunque ganadora de muchos premios, la destilería independiente Isle of Arran ha dado a conocer su última novedad. Durante el mes de Julio lanzará mundialmente una edición limitada de 6.660 botellas dignas del capricho del diablo.

Siempre ha sido una destilería amante de la controversia, pero con “Devil’s Punch Bowl” ha querido llamar la atención, nombrando el whisky en honor al glaciar hueco “Coire na Ciche” en Arran, un sitio muy siniestro al que sólo se puede acceder por caminos pantanosos.

Un whisky de colores oscuros y un seductor sabor de fondo ahumado

El maestro destilador detrás de esta idea es James “Lucifer” MacTaggart, quien dice haber bajado al infierno y volver tan sólo para conjurar esta edición. Segun MacTaggart, él mismo tiene “práctica en las artes oscuras de seleccionar buenos barriles diabólicos y me he ahogado en un gran número de ediciones antiguas para esta edición limitada”. Hablamos de un whisky de colores oscuros y un seductor sabor de fondo ahumado. Desde Arran aseguran que el demonio siempre tiene las mejores cartas, y desde ahora también el mejor whisky.

Esta edición es la primera de la destilería de la Isla de Arran en la que se combinan barriles repetidos y sin repetir creando un whisky con un volumen de alcohol del 52.3%. Para ello utilizan 24 barriles de distintas maderas de los que posee la destilería, muy distintos entre si, lo que le da al whisky una apariencia refinada que oculta un carácter complejo y feroz.

Según el director de la destilería, Euan Mitchell, han creado el whisky para todos “aquellos que quieran probar lo no convencional en la búsqueda de placer”. Y es que en Arran buscan ofrecer al consumidor una alternativa de calidad, con personalidad y carácter, no apta para todos. En la destilería afirman que producen el whisky en un sitio idílico, pero que no por ello se duermen en los laureles y se quedan con la presentación clásica a la hora de venderlos.

“Al consumidor le gustan nuestros productos por una razón- continuó Euan – porque son expresiones individuales, espirituales y de calidad de single malt, que destacan dentro del mercado concurrente”. Tal vez sea por ello que en Holanda un agente ya ha pedido 666 botellas, aunque otros mercados más conservadores no se hayan atrevido. Será que no todos quieren compartir con el diablo su propio ponche.

Join the discussion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *